B.O.E. NORMA INTEGRAL PERSONAS CON DISCAPACIDAD
03/12/2013
Fuente: B.O.E - MI ASESOR PERSONAL



Mañana miércoles, 4 de diciembre, entra en vigor el nuevo Real Decreto Legislativo que aglutina por primera vez en un único texto legal el marco regulatorio y la protección de las personas con discapacidad en todos sus ámbitos, desde la igualdad de oportunidades y el empleo hasta la atención sanitaria y la educación (RD-Legislativo 1/2013, de 29.11.13, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley General de derechos de las personas con discapacidad, BOE de 3.12.13).

Este nuevo RD-Legislativo deroga expresamente la normativa que hasta ahora se aplicaba a las personas con discapacidad en materia laboral:
• La Ley 13/1982, de 7.04.82, de integración social de los minusválidos (LISMI).
• Ley 51/2003, de 2.12.03, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.
• Ley 49/2007, de 26.12.07, por la que se establece el régimen de infracciones y sanciones en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad.
La nueva norma, además ser un compendio de las leyes que existían hasta la fecha, incorpora algunas novedades en materia laboral, entre ellas las siguientes:
• A los distintos tipos de discriminación directa e indirecta que ya existían se le unen dos nuevos tipos: discriminación por asociación (cuando una persona o grupo es objeto de trato discriminatorio por su relación con una persona con discapacidad; por ejemplo, si se discrimina a un trabajador que es padre de una persona con discapacidad y solicita un permiso para atenderla) y discriminación por acoso (toda conducta que tenga como objetivo o consecuencia atentar contra la dignidad de una persona con discapacidad o crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo).
• En el ámbito del empleo se clasifican por primera vez de forma expresa los tipos de empleo a través de los que las personas con discapacidad pueden ejercer su derecho al trabajo: empleo ordinario (por ejemplo, en empresas privadas), empleo protegido (en centros especiales de empleo y enclaves laborales) y empleo autónomo.
• Se consagra el concepto de “personas con discapacidad” y desaparece el vocablo “discapacitado”. Así se cumple con una reivindicación de las asociaciones de personas con discapacidad; que el propio nombre deje claro que esa persona no es discapacitada, sino que tiene una discapacidad específica, que podrá limitar en algún aspecto el desarrollo de algunas de las tareas cotidianas de su vida.